Traductores sin fronteras

sunburned-hand-739125-mAttila Piróth, físico y traductor, pronunció el pasado mes de diciembre una conferencia en la sede de la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes de Cataluña (APTIC) sobre el servicio de voluntariado de traductores e intérpretes. En la charla se plantearon varios puntos sobre el tema del voluntariado en general y luego se focalizó en la organización Translators without Borders (TwB). Me pareció muy interesante asistir, ya que algunos años atrás colaboré con Amics de la UNESCO de Barcelona en algunas traducciones.

Personalmente, el tema del voluntariado en una organización humanitaria me parece una buena opción para coger experiencia, disciplina y por supuesto la satisfacción personal de participar en una organización en la que nos guste el proyecto por ejemplo.

Claro que hay que tener en cuenta para qué tipo de organización hacemos el trabajo y cuál “debemos” evitar, como se analizó en la charla. En el tema de la traducción se plantearon varios puntos conflictivos:

  • ¿Puede nuestro trabajo transferirse a otro sitio?
  • ¿Es el trabajo gratuito justificable?
  • ¿Organizaciones que usan traductores voluntarios se lucran con los fondos recibidos precisamente para no pagar a los traductores?
  • ¿Este tipo de traducciones pasan por algún tipo de filtro de corrección?

Attila puso varios ejemplos que hacen plantearse muchas preguntas como que la traducción del discurso de Obama en el Estado de la Unión (2014) se hizo por voluntarios, LinkedIn pedía voluntarios “profesionales” (en 2008) para la localización de su portal, el proyecto ACCEPT (Automated Community Content Editing PorTal) recibió 2 millones de euros de fondos europeos pero reclutaba voluntarios para mejorar sistemas de traducción automática…

Respecto a TwB, se mostró que miembros de Microsoft, Symantec, ProZ, LinkedIn, DotSub y empresas de traducción como Lionbridge, Lexcelera o Acrolinx, entre otras, formaba parte de la directiva. Entonces ¿todas estas compañías se aprovechan del trabajo gratuito de los voluntarios?

Personalmente, sobre lo poco que sé de TwB y de otras organizaciones humanitarias que reciben traducciones de voluntarios, me parece que tiene proyectos interesantes, como la formación de traductores en África. Y, por supuesto, el acceso a la información sobre salud y enfermedades, tecnología y material para proyectos de desarrollo. Y como he comentado antes, creo que es una buena forma de ganar experiencia.

En la charla se mencionó un artículo reciente de Marcos Cánovas, aparecido en la sección Trujamán, del Centro Virtual Cervantes, donde el autor explora la variedad de proyectos de TwF. Para concluir, citaremos unas palabras de Attila, ya que, según dijo, este tipo de organizaciones justifican el voluntariado de traductores así: “Each dollar saved on translation is a dollar spent on humanitarian needs”.

This entry was posted in Profession. Bookmark the permalink.